Comerse una garnacha con un buen refresco y luego digerirla con un cigarrito ¡que delicia! … Todos lo hacen y los que no, mueren de envidia. La buena noticia para los que no lo hacen es que la envidia no mata; la mala noticia es que los malos hábitos en la alimentación y la falta de ejercicio sí.

Los ataques cardiacos son un problema muy serio que sin decir agua va y no se limitan a gente de la tercera edad, así que no creas que te salvas porque estás chavo y mejor anótate estos tips. Cuando estás solito en tu casa echando la flojera, si te da el ataque cardiaco, lo más probable es que vayas a pensar que se debe a una buena cruda, cansancio o indigestión y te convenzas a ti mismo de que “ahorita se te pasa” y te echas una siesta que puede ser la última.

Mucha gente cree que un ataque cardiaco sería fácil de reconocer porque se imaginan la típica escena de telenovela en la que una mujer le confiesa a su abuelito que está embarazada del nieto de su archienemigo y al señor le da tanto coraje que se pone muy tieso, se lleva la mano derecha al brazo izquierdo y cae desplomado al suelo con los ojos fuera de órbita mientras la nieta grita desconsolada.

Sin embargo, los ataques al corazón se pueden manifestar de formas mucho menos escandalosas y sin ningún coraje de por medio y tenemos que estar preparados para identificar las alertas para poder actual con tiempo.

Apretujón en el pecho: Es el síntoma más habitual, puede ser de baja o alta intensidad y se presenta justo en el centro del pecho. Algunas personas que han sufrido un ataque, describen esta sensación como si algo apretara su corazón desde dentro o como si algo ejerciera presión sobre el pecho.

dolor en el pecho
Molestias de la cadera pa’rriba:
Se pueden presentar dolores en cualquiera de los dos brazos, en la espalda, en el cuello, la mandíbula o el estómago. Se reporta que muchos casos no se han tratado a tiempo por ser confundidos con calambres, torceduras o indigestión.

dolorcuellos

Dificultad para respirar: Si nada más por hablar o de plano sin hacer nada, se te corta la respiración como si acabaras de subir unos 3 pisos con tu mala condición ¡aguas!

resporar

Síntomas varios: Además de todo lo anterior, también te puede dar por sudar frío, tener náuseas y mareos y de repente empezar a sentir miedo. Ósea que como puedes ver, no es muy diferente a una de esas crudas en las que ya no sabes ni a que virgen rezarle.

dolordecabeza

Si tú o alguien con quien estás presenta cualquier de estos síntomas es súper importante que busques atención médica inmediatamente, este NO es un momento para esperar a que se te pase con una siesta. Si no puedes hablarle a una ambulancia o doctor y estás solo, vas y le tocas la puerta a uno de tus vecinos.

Y claro que es probable que hagas el oso y termine siendo el castigo de la fiesta o un horrible mal del puerco, pero más vale ridículo que muerto.

resaca

Leave a Reply

Your email address will not be published.