“Quiero vivir en paz”. Es la idea más repetida en la entrevista que Rafael Caro Quintero, conocido también como el “Narco de Narcos”, ha concedido a Proceso, y que este lunes fue retransmitida por su sitio web y su canal Rompeviento, en lo que han patrocinado como “la primera vez que uno de los capos que ha marcado la historia de México acepta una entrevista en video sin condiciones” (más allá de no hacer pública su ubicación, la cual apenas se describe como “algún lugar del norte del país”).

 

Quién es

Caro Quintero es el fundador del cartel de Guadalajara junto a Ernesto Fonseca Carrillo ‘Don Neto’ (del que hoy se ha informado que saldrá de la cárcel y será trasladado para que cumpla reclusión domiciliaria) y Miguel Ángel Félix Gallardo ‘el Padrino’ (de quien habla la muy recomendada novela ‘El Poder del Perro’).

Apodado el ‘Narco de narcos’, durante décadas ha sido uno de los principales capos del narcotráfico en México.

Nació en Badiraguato, Sinaloa, hace 63 años.

 

Por qué fue a la cárcel

Camarena

Fue condenado a 40 años de cárcel tras haber sido considerado culpable del secuestro, tortura y asesinato de Enrique Camarena, agente de la DEA (Drug Enforcement Administration) o agencia antidroga del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La Justicia consideró probado que el 7 de febrero de 1985 Enrique Camarena, al salir del consulado de EE.UU. en Guadalajara, fue secuestrado por policías y entregado al cártel de Guadalajara. Al encontrar su cuerpo se descubrió que había sido torturado y enterrado vivo.

Tras cumplir 28 años, Caro Quintero fue liberado por un defecto de forma en agosto de 2013, y ahora, tras haber sido invalidada esa sentencia, es buscado tanto por el gobierno de México, que lo acusa de haber iniciado una guerra contra el cartel de Sinaloa, como el de Estados Unidos, quien ofrece una recompensa por él de 5 millones de dólares.

 

Por qué es importante la entrevista

Esta entrevista concedida a Proceso es, según ellos mismos, “la primera vez que uno de los capos que ha marcado la historia de México acepta una entrevista en video sin condiciones”, excepto la de no revelar el lugar. Además, la concede Rafael Caro Quintero desde la clandestinidad, perseguido por los gobiernos mexicano y estadounidense, este último con una millonaria recompensa y una orden de extradición sobre él.

Como informan los medios, la PGR mexicana y la DEA estadounidense sostienen que desde que salió de la cárcel ha reagrupado sus fuerzas y, tras la detención del ‘Chapo’ Guzmán, le estaría disputando el territorio e incluso podría estar detrás del reciente ataque a la madre del ‘Chapo’.

 

Qué dice Caro Quintero en la entrevista

Y ahora ya sí, vamos al contenido de la entrevista, para quienes no hayan tenido la paciencia de ver los 45 minutos de la grabación o leer alguno de los muchos artículos que están circulando en estos días.

El mensaje central que quiso transmitir Rafael Caro Quintero –y lo hizo varias veces-, el motivo por el que dio la entrevista, fue el de que ya no se dedica al narcotráfico ni es un peligro para nadie, y que lo único que quiere es vivir en paz: sin mirar a su espalda y sin tener que estar preocupado por lo que pueda sucederle a él o a su familia.

“Dejé de ser narcotraficante hace 31 años; jamás lo voy a volver a hacer”, “Ando desesperado, preocupado: están metiendo a mi familia”, “Les pido que me dejen en paz. Yo no soy narcotraficante ni estoy en guerra”, “Todos tememos morir, pero que no sea cuando otro quiera; que sea cuando nos toque”… dice en varias respuestas.

Es curioso que “paz” sea una de las palabras más utilizadas en las declaraciones del considerado ‘Narco de narcos’, quien niega que supiese nada de cárteles “hasta que estaba preso”, y que fue encarcelado tras ser considerado culpable del asesinato de Camarena. Pero él repite que solo estaba en el lugar, mas no estuvo involucrado de ninguna manera, y acusa al gobierno mexicano de saberlo.

“No lo secuestré y no lo torturé y no lo maté”, asegura.

Sin embargo, dice mostrarse “muy arrepentido” y llega a pedir perdón a la sociedad y al gobierno mexicanos, así como al estadounidense y a la DEA.

Chapo Guzmán

Tras negar también estar detrás del ataque a la residencia de la madre del ‘Chapo’, lo único que admite es haber cultivado marihuana (“Hacía mis siembritas de marihuana, nada más”) y haberse reunido con Joaquín Guzmán y con el Mayo Zambada, a cuyas familias muestra su “respeto”.

Se toma la licencia, incluso, de dar consejos a los jóvenes en el negocio que puedan querer seguir su leyenda (“que no se dejen llevar por ilusiones, por espejismos”, por el ‘dinero fácil’) y opinar que la legalización de la marihuana no es una solución: “Le van a abrir las puertas” (a la droga).

“Qué bueno que a mí no me gusta”, afirma el Narco de Narcos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.