Queridos Conductores de Transporte Público y a quienes corresponda:

Como ustedes se habrán dado cuenta vivimos en una macro ciudad y tengo la teoría de que por cada diez personas hay una combi.  Pero bueno, no hay que ser matemático con doctorado para saber que hay un chin… muchos vehículos que ustedes con toda la amabilidad que cabe en su corazón usan para hacer un servicio a la comunidad y laborar digna y honestamente en esta ciudad de locos.

Lamentablemente, no todo puede ser color de rosa (excepto los taxis, ellos sí), ya que hay veces en las que al estar, como ya dije antes cual señor fino, laborando, se les pasa un poco la mano y suelen hacer cosas que pues en términos ya no tan finos… Cagan.

Y debido a esto me he dado la tarea de escribirles esta carta (ya sé que es una nota), en la que tocaré ciertos puntos que estoy seguro a más de un conductor o peatón han sacado de sus casillas.

Dichos puntos han sido cuidadosamente investigados y tratados, de modo que puedan tener un excelente entendimiento por parte suya; sin más, Procedo con los puntos.

- Meterse al carril sin avisar

Esto, en general, va para todos los conductores, pero en especial para ustedes queridos conductores de combis. Hay una cosa realmente bella, es más, casi mágica, se llama DIRECCIONAL y si ésta es utilizada permitirá a los demás conductores leer tu mente por unos segundos y de esta manera saber que te quieres cambiar de carril; en el caso de ustedes créanme que funciona igual, aunque estén en la parada esperando una oportunidad para poder volver al camino, no está nada mal visto que nos avisen que están por aventarse.

 

 

-”Altas” encendidas

Yo lo sé, AMAN presumirnos sus nuevos faros led-neón-ultra-turbo-mega y lo mucho que estos alumbran, casi con la intensidad perfecta para destruir a un vampiro y hacerlo cenizas, PERO, en verdad, no son necesarias, además de que normalmente sus pequeños faros luminosos hechos de luz solar tienden a deslumbrar muy cabrón. A menos de que en verdad los necesiten para iluminar su camino, evítenlos; sí hay un caso en especial que requiera atención, podemos llegar a un acuerdo.

 

- Música a volúmenes altísimos

Todos tenemos derecho a escuchar el tipo de música que nos plazca, desde pop hasta “reggaetón harcor” y que mejor que escucharla en nuestro vehículo acompañados de la gente a la que llevamos a su destino y así poder pasar un bonito rato todos.  Ok podemos pasar eso, lo que ya no está nada #cool es que crean que la combi debe ser una bocina con llantas y que por eso hasta los que estén afuera deben enterarse del mega parrandon que traen.  No pasa nada si se dignan a bajar un poco el volumen del estéreo.

Este punto tendrá un agradecimiento especial de parte de todas las niñas fresas que no disfrutan tanto del exquisito gusto musical que ustedes nos brindan.

 

- Conductores con Actitud Inapropiada

Ya sea al piropear a las bellas mujeres o al trato con otros conductores, creo que la cordialidad en un servicio es básica, así que, por favor absténganse de generar un mood inapropiado con las señoritas o en caso de que los conductores hagan algo incorrecto hacérselo saber pero no enviándonos con nuestra progenitora a hacer cosas feas.

 

- Convertir todo en su estacionamiento particular

Nadie disfruta de las reglas, pero hay momentos en que deben ser respetadas y normalmente el camino en sí, no está diseñado para prestar el servicio de estacionamiento, así que apreciaremos mucho que no se estacionen en prácticamente donde se les antoje, ya que usualmente esto genera muchos conflictos.  Principalmente de tráfico y movilidad.

Estoy seguro que podría tocar uno que otro punto más, pero considero que estos son los más importantes a tratar, así que por favor, sean considerados.

Sí se necesitan firmas y toda la onda, favor de contactarme.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.