Si estás cansad@ de andar en tu “dochs patas” último modelo, y planeas comprarte tu primer auto para dejar de soportar los arrimones en el metro, la música guapachosa de los  micros y los malos olores en el trasporte público que surgen del más allá cuando llueve o hace mucho calor, entonces acá te damos algunas recomendaciones.

Haz un presupuesto. Ya sabemos que sacaste hasta el último quinto de tu marranito y  que  llevas  meses sin irte a tomar una chelas con tus cuates,  todo con el fin de comprarte el auto de tus sueños (bueno casi ¡ay ajá!). Si ya juntaste una lana analiza si te alcanza para sacar un carro de una agencia (sin que te endeudes por muchos años y recuerda que el costo total del automóvil se incrementa de acuerdo al plazo que tardes en pagarlo) o bien no puedes aspirar más que aun auto de medio uso.

Piensa cuáles son tus necesidades. No te dejes llevar por la emoción de tener un  carro nuevo o de medio uso. No queremos que hagas el oso con tus amigos y que no puedas darles un ray (pretexto para que vean tu nueva nave).  Analiza cuáles son tus necesidades de trasportación. Si compras un auto de medio uso procura que todavía circule todos los días de la semana, no querrás que los polis te den una clásica mordida.  En el peor de los casos  revisa las nuevas disposiciones del “Hoy no Circula”.

Revisa la documentación. Si ya  terminaste locamente enamorad@ de un automóvil. Antes de que pierdas el piso y tu mente empiece  a soñarse en la carretera, te sugerimos que veas que toda la documentación del vehículo esté en regla, esto en caso de ser de medio uso. Si es un vehículo nuevo de agencia revisa con el distribuidor cuánto más te va a costar el trámite de papeleo para las placas y el seguro, en algunas ocasiones tienen promociones, de a cómo van a quedar tus mensualidades (según el crédito que elijas). Haz bien tus cuentas y ve si tu presupuesto te permite pagar a crédito tu coche, !No vayas a salir que a  chuchita la bolsearon!

Que no te den gato por liebre. Ojo si decides comprar tu auto en uno de esos famosos tianguis de vehículos  te recomendemos que  verifiques en  Setravi que  su documentación este en regla, que no tenga reporte de robo ni de infracciones y corrobora  que el número de serie del motor coincida  con el número que se indica en la tarjeta de circulación. ¡No te vayan a dar gato por liebre! También puedes comprarlo en la Anca, una asociación dedicada a vender autos de medio uso, o en una agencia automotriz, es más seguro.

Chav@ precavido vale por dos. Ya sabemos que nadas en billetes, pero ponte  abusad@ si es que compras un auto a un particular. No te esperaste tanto tiempo para comprártelo  y que un abusivo se lleve tu lana y tus sueños. Haz el pago a través de una transferencia bancaria. No olvides hacer un contrato de compra venta en el caso de adquirir un auto usado. Si es uno nuevo verifica el contrato que firmarás con la agencia y lee las letras chiquitas.

Toma clases. Evita que te de un infarto y que mueras tan joven y sin  haber amado y ¡todo por no saber manejar! Si nunca en tu vida habías manejado y es tu primer auto  es mejor que adquieras uno de medio uso, porque si te estrellas en tu primer salida al periférico te va a doler el codo mandarlo a reparar. Hay escuelas de manejo que te cobran  en promedio $2,ooo  por una semana de instrucción. Busca una que esté cerca de tu domicilio.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.