La  vida de soltero puede ser maravillosa: fiesta, independencia, planes, aventura… Pero aceptémoslo, hay una parte que no a muchos nos gusta y menos a la hora de pagar la cuenta. ¿De qué se trata? De ese trámite engorroso que hay que cumplir cuando llega la quincena: surtir la despensa.

Y no, no se trata de lo que te estás imaginando, sino de ese esa honorable labor de señora de la casa que consiste en seleccionar viandas buenas, ricas y baratas para darle gusto al puerco (que diga al cuerpo). Para lograrlo sin gastar de más, sigue estos consejos:

1.    Orden en la sala. Si quieres ahorrar de verdad, organízate. Haz una lista de lo que necesitas (previa checada de la alacena) y ármate de valor. Ordénala por categorías: frutas y vegetales, abarrotes, artículos de limpieza y de higiene personal, carnes y aves, lácteos, carnes frías y congelados. ¡Por favor apégate a la lista!

haz lista

2.    Dónde comprar. Los supermercados pueden ser una buena opción para aprovechar descuentos y promociones. La Profeco tiene una herramienta para comparar el precio de más de 2,000 productos de la canasta básica en diferentes puntos de venta. También te ayuda a localizar la tienda más cercana a tu domicilio al menor costo posible y permite guardar tus listas para recuperarlas y administrarlas posteriormente.

lista de super

3.    Pásele ‘marchanta’. Si te gusta lo tradicional y quieres vivir una aventura antropológica en medio de frases como ‘pásele güerita”, “llévelo, llévelo” y “aquí pura calidad”, lánzate al mercado de La Merced  o la Central de Abastos. Aquí encontrarás los productos de la canasta básica directamente del productor, por lo que los precios pueden ser entre 20%  y 30% más bajos que en un supermercado.

DONDE COMPRAR

4.    Compra a granel. Esta alternativa es ideal para comprar champú, detergente para ropa y trastes, limpiadores, gel y crema, los cuales pueden ser entre 40% y 50% más económicos que las presentaciones comerciales. Eso sí. Tienes que llevar tus envases para rellenarlos con la sustancia en cuestión, por lo que no sólo ahorras lana, sino que apoyas a la ecología reciclando pet. Tus baños y cocina quedarán limpísimos.

COMPRA GRANEL

5.    Mejor solo y sin hambre. No hay peores saboteadores de tu visita al súper, que acudir con amigos y con una jauría de alliens que emiten sospechosos ruidos desde tu estómago. Esto porque la compañía puede hacerte caer en compras que no necesariamente estaban en tu lista, y el hambre puede orillarte a comprar alimentos calóricos y costosos.

HOMBRE SOLO

Finalmente recuerda que como todo buen deporte, hacer las compras de soltero requiere práctica y consistencia. ¡No te rindas! Acude cada quincena (si eres Godín) o si o prefieres hazlo una vez a la semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published.