Pues sí, el pinche dólar está por lo cielos y EPN sólo se preocupa de que ustedes sepan que NO se puso las calcetas al revés, así que tal vez lo más sensato sea que empecemos a robarnos la comida de los botes de basura del McDonalds, ¿correcto? No, todavía podemos hacer varias cosas antes de llegar a ese grado… Aunque, si saben de un McDonalds en el que no esté el poli en el estacionamiento, por favor avísenos en los comments #AskingForAFriend.

En fin, yo me tardé un chingo en aprender a ahorrar y creo que todavía meto algunas patas cada cierto tiempo. Pero no es tan difícil si te concentras y mentalizas en que llegar al final de la quincena con dinero es un signo de madurez.

Acá una lista de cosas en las que puedes ahorrar y cómo hacerlo:

1.- Manténte al día con los pagos de tu tarjeta de crédito.- Yo al principio no entendía cómo operaban las tarjetas de crédito y vaya que ya estaba huevoncito, pero siempre tienes que tener en mente que es como el adelanto que le daban las disqueras a los músicos: es dinero que no habían ganado y que le tenían que pagar a la disquera con lo que ganaran de la venta de sus discos, vamos, es un préstamo. Así pues, está bien que tengas una tarjeta de crédito, lo que está grave es que te endeudes con ella. En tiempos de crisis, muchos prefieren congelarla y a la mejor no es tan mala idea que lo consideres seriamente.

2.- Revisa en qué gastas y considera si vale la pena.- Yo tenía TODOS los canales de cable, incluyendo los XXX que son más caros que irte de vacaciones. Después de muchos años de tenerlos todos siempre, me di cuenta de que estaba viendo más cosas en Netflix y Hulu que en la tele (sí, soy de esos tetos a los que les mama ver todo en la computadora, no sé por qué.) Más recientemente, me pasó que tuve que decidir entre ir a un Pilates que cobraba 1,200 pesos al mes o pagar 470 pesos por Daily Burn, pero además todavía logré bajarlo más porque, por idiota, no me había dado cuenta de que estaba pagando el programa más caro de Daily Burn que NO necesitaba (¿asesoría en línea? Nunca la usé,) así que de 1,200 hipotéticos al mes bajé a 12 dólares que, como me lastimé y tengo que ir a nadar más bien, tengo congelados.

Así pues, tu misión es: revisar qué cosas pagas en automático todos los meses y preguntarte seriamente si de verdad necesitas estas cosas, lo más factible es que no.

3.- Sé el Godínez que lleva salchichitas con Maggi en un Tupper.- O no, prepárate algo más rico, pero NO COMAS EN RESTORANES, NI PIDAS COMIDA A TU CASA. Es muy fácil, acuérdate de que TODOS los restaurantes, vamos, hasta los tacos de suadero y las tortas de tamal de la esquina operan bajo el principio de que te da hueva hacerte de comer, así que ellos lo preparan por ti, pero son turbo listos y compran todo a un precio menor que el que tú pagarías, porque a ellos no los mata de flojera ir a La Merced, tener proveedores, regatear, etc, etc. Así que aprende a hacerte dos o tres cosas o, como todos mis amigos solteros, vive de latas de atún con mayonesa.

4.- Haz una pinche lista de súper y revísala EN el súper.- Yo, por ejemplo, siempre he preferido los huevos orgánicos que cuestan más de 50 pesos, pero ni pedo, no siempre se puede y me sale mucho más barato comprarlos por pieza en la recaudería de la esquina. Revisa cuánto cuestan las cosas, nunca lo hacemos y es el secreto de nuestras mamás, siempre podrás encontrar una opción más barata si tienes una lista, un presupuesto fijo y tiempo para revisar calidad y precios.

5.- Baja una app para hacer un presupuesto mensual.- Lo más sensato es ocuparse siempre de los básicos primero: renta, gas, luz, herramientas de trabajo (internet, gasolina, etc) comida y agua, luego de los recurrentes como la tarjeta, el fondo de ahorro y, si te queda un varito, pues lo dedicas a echar desma, despa y rela. Sólo tienes que entender que tu riqueza es el total de la resta de lo que ganas menos lo que te gastas: riqueza = quincena – gastos quincenales. Hay chingos de apps en iOS, Android o, a la vieja escuela, en un aparato súper peculiar que se llama libreta de gastos con una, erm, pluma o lápiz.

6.- Usa el transporte público.- Hace poco me pedorreaban en Ask porque, como no soy exitoso, no he cambiado mi Polo que compré usado y tiene más de doce años. No me cansaré de decirlo: tener auto nuevo es uno de los gastos más pendejos que pueden hacer, deprecia el segundo que lo sacan de la agencia a la calle y es peor que un hijo, tienes que pagarle un seguro, llenarlo de gasolina, mantenerlo con piezas originales, es una hueva que además contamina. Pero, la lógica la cachó muy bien Homeboy Sandman en su track Holidays:

My sister be going hard though
“I love you but why you still ain’t got a car for”
“I live in the city, what I need a car for”
“so people could see you got a car, bro”

Yo ando en bici, aprendí a darle mantenimiento, genero endorfinas y no contamino. Cuando veo un Godínez gordo, de pésimo humor, con una Coca y un cigarro mentando madres en el tráfico, me MEO de la risa y sólo puedo pensar en lo feliz que soy de no medir mi éxito por la marca del carro que manejo. En una ciudad como el D.F. no moverse en bici, ecobici, Metrobus, metro o Uber, es una pendejada que te sale carísimo.

7.- Usa las cosas que ya tienes.- Imaginemos que no necesitara comida, si el día de hoy alguien me encerrara en mi casa por dos o tres meses, es más, digamos que seis meses, no me podría aburrir porque tengo: chingos de libros que no he terminado de leer, música que me gusta volver a escuchar, DVDs que no he visto y otros que felizmente me vuelvo a chingar. Esta idea de que todo lo nuevo es inmediatamente mejor es lo que nos han metido en la cabeza los vendedores para que ellos naden en dinero y nosotros no. Who cares? Usa tu ropa hasta que se acabe, entonces sí compra otro par de calzones. Si te comparas con otros países en vías de desarrollo, tienes muchas cosas y no las usas todas, salte de ese ciclo súper estúpido y mejor aprende que la felicidad es lo que pasa cuando John Lennon escribe citas o algo así.

Sólo pa’ que te des un quemón, este proyecto de Peter Menzel y Faith D’Alouisio (los mismos que hicieron un registro fotográfico de lo que la gente come semanalmente alrededor del mundo) te enseña todo lo que la gente posee alrededor de nuestro planeta. Es muy interesante y te ayuda a poner las cosas en perspectiva.

8.- Ayuda.- Sólo piensa que, si tú las estás pasando canutas, la gente pobre la va a pasar mucho peor. Si no puedes donar dinero, ayuda con tu tiempo o donaciones en especie (ropa usada, juguetes usados, ropa de cama.)

Leave a Reply

Your email address will not be published.