Mi novia y mi mamá se parecen en una cosa turbo peculiar: a las dos les ZURRA su día. Obviamente, me refiero al 10 de mayo en el caso de mi “blanca cabecita” y, en el de la dueña de mis quincenas, al 14 de febrero. Ambas me espetan que es por lo comercial de la fecha, pero yo tengo la teoría de que hay de formas a formas de hacerlo y de que sólo es comercial cuando sales como cualquier pinche buga por una plancha el nueve de mayo.

Así que vete olvidando de salir a la pape por una caja gigante de post its (la gente que cubre coches con post its, debería de ser golpeada en una plaza pública) y mejor ve tomando nota de algunas ideas de último minuto que tienen mucha más onda:

Nada dice “te pinches amo, Rosenda” como saber qué mergas le gusta a tu morra.- Primer GRAN tip, ¿sabes por qué muchas mujeres nos parten la madre regalando chingaderas? Porque PONEN ATENCIÓN, mi morra me regaló Él CD player que quería y no tuvo que preguntarle a nadie (por suerte, porque mis gatos siguen sólo diciendo miau,) sino que sólo me puso atención todas las veces que dije que se me hacía lo más cabrón del Universo.

Ahora que cumplimos dos años, decidí aprenderle algo a mi señora y empecé por tener en mi celular varios discos que le gustan a ella y no imponerle, como normalmente lo hago, MIS discos. Es muy sencillo y práctico, te evita cualquier cantidad de osos y, sobre todo, le deja ver que de verdad te importa. Muchas veces, ni siquiera son cosas caras, solamente son cosas que sí quiere.

Evita todo aquello que veas en tiendas departamentales y/o la calle.- Globos, rosas, chocolates, ropa interior, los dichosos post its. Es como el antónimo de regalar algo que sí le gusta, sería lo mismo que le dijeras: “oye, en este día tan especial para las parejas, decidí regalarte lo que todo pinche mundo se está regalando porque no sé con quién ando y me vales pito, sólo quiero que se acabe el día para ponerle tachecito en el calendario.”

Ya con esos dos primeros puntos vas de gane. Ahora bien, ¿qué sí regalar? Cosas que puedas hacer con tu morra, cosa que nos lleva a un tercer y muy importante punto:

Aléjate de restoranes y cines.- Creo que mi mamá lo que más odia del día de las madres es que TODOS LOS RESTORANES del DF están llenos de señoras más viejitas que ella que, por culero que suene, alentan todo… ¡Es como ese episodio de los Simpson en el que todos los viejitos manejan al mismo tiempo y casi arrasan con Springfield! Bueno, lo mismo pasa con tu novia, sacarla a comer es obligarla a meterse al tráfico y, una vez más, es cero romántico por lo común y corriente que es.

Mejor hagan una pizza juntos, en mi caso (como soy celiaco) es además una de las pocas ocasiones en las que puedo comer pizza con ella. Toma en cuenta que NO tiene que ser ESE día a huevo, puedes hacerle un pase para esa ópera a la que te mata de hueva acompañarla, regalarle boletos para el Ceremonia, un vale por un día entero sin tu celular, aprende a hacer sushi… No sé, alócate. Hacer cosas juntos es infinitamente más cool que cumplir una serie de tradiciones mal aprendidas,  es mil veces mejor que hagan juntos sus propias tradiciones: búrlense de toda esa gente que sí se fue al restaurante mientras hacen un pic nic en el parque delegacional.

Y si de plano crees que estás negado en la cocina y no sabrías como hacer pizza o un pic nic, dude, estos pancakes se hacen echando huevo y plátano a la licuadora. It’s not rocket science, brah.

Haz un regalo con esas manitas santas que Dios te dio.- O, si eres una pinche res, mándale a hacer con tiempo un regalo. Puede que no le guste, pero jamás te vas a enterar… Porque tú lo hiciste, las morras son a toda madre en ese sentido.
Puedes hacerle un álbum fotográfico de ella y tú juntos, un mixtape en cassette con todo y un walkman para que lo oiga, mandar a encuadernar un libro con sus cuentos o poemas favoritos, aprender a dar masaje bien (no como Monica Geller,) o hacerle una copia SIN anuncios de su playlist favorito de Spotify.

Bueno, ahí te dejo esas ideas. Pon ese cerebro tuyo a trabajar, si de plano ODIA el 14, ni le muevas y date de santos de que (muy posiblemente) no te diga que le des “besos pachichurris” o te diga “osito” frente a toda la bola de cabrones a la que llamas amigos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.