Aunque muchos de nosotros hemos pensado en dejar de ser asalariados para ingresar a las filas de los emprendedores, es necesario hacer un check list de las características necesarias para convertirte en el próximo Steve Jobs de los negocios.

Probablemente ya tengas algunas de esas competencias. Quizá hasta las desarrollaste a partir del ejemplo de tus padres o maestros, pero lo más seguro es que tengas que ponerte las pilas para descubrir, generar o potenciar ese perfil.

Por eso, nos dimos a la tarea de identificar cinco competencias clave, las cuales resultaron tras cuestionar a algunos asistentes a la Semana del Emprendedor. Checa esta lista.

Pasión. No, no es lo que estás pensando, sino esa fuerza vital que los mueve todos los días para alcanzar sus metas, para vender su proyecto, para obtener recursos… Es una energía que los impulsa, que los hace resistentes a la frustración y les da una fuerte orientación al logro.

pasion

Iniciativa. De nada sirve que tengas la mejor idea de negocio, la más innovadora o la más ambiciosa si todos los días te levantas a las 10:00 de la mañana y esperas que todo te caiga del cielo. ¡Cámbiate el chip! Los verdaderos emprendedores trabajan desde muuuy temprano en la consecución de sus sueños.

iniciativa

Planificación. ¿Eres tan disperso como una hoja al viento? Si este es tu caso, más vale que comiences por hacer un mapa emprendedor donde especifiques qué quieres hacer, cómo, con qué recursos y en cuánto tiempo. Ponlo en papel o en un archivo de computadora. Pégalo en un lugar visible o revísalo (y adáptalo) cuantas veces sea necesario.

planificacion

Seguridad. Unos le dicen autoconfianza; otros, autoestima. Lo que es un hecho es que todo emprendedor requiere una mezcla de estos atributos para salir todos los días a buscar clientes, generar negocios y crecer su empresa. ¿Tienes una buena dosis de lo anterior? ¡Adelante! Si no, más vale que te hagas cuanto antes un cocowash o le pidas a tu mamá que te reinicie el chip de la seguridad (y por favor, por más fuerte que sea tu necesidad de palmaditas en la espalda, no acudas a un club de optimistas).

seguridad

Creatividad. No se trata de inventar el hilo negro de las cosas, sino de perfeccionar lo que existe y/o ofrecer un valor agregado. Así que no te desgastes tratando de inventar algo nuevo, mejor inviértele tiempo a mejorar lo que ya está.

innovacion

Si tienes al menos tres de las cualidades antes mencionadas, estás de gane. De lo contrario, no pierdas tiempo y busca un curso de desarrollo de habilidades empresariales si es que quieres terminar tus días de yugo Godín.

Busca asesoría en el Inadem o ProEmpleo. Las incubadoras de empresas de la UNAM y el Politécnico, también son buena opción. Muchas instituciones superiores privadas también cuentan con este servicio.

La cosa es no quedarte quieto. Deja que fluya el emprendedor que llevas dentro. Capacítate, infórmate y arriesga.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.